Mi perro está respirando con dificultad

La respiración de tu perro es ruidosa? ¿A qué se debe y cómo debe uno reaccionar en tal caso?

Respiración ruidosa del perro: ¿de qué estamos hablando?

Antes que nada, no confundas "respira rápido" y "respira con fuerza". Un perro que respira rápido es un perro cuya frecuencia respiratoria aumenta. Un perro que respira fuerte es un animal que hace ruido al respirar. Si ambas situaciones reflejan una disnea, las causas de estas dificultades respiratorias son diferentes.

Médicamente, hay dos tipos de respiraciones fuertes anormales:

  • El estertor o jadeo significa una respiración ruidosa que evoca un ronquido,
  • El estridor designa un ruido agudo y continuo emitido con mayor frecuencia durante la inspiración.

Respiración ruidosa del perro: causas posibles

Respiración inusualmente fuerte es el signo audible de la dificultad del aire que pasa a través de los pasajes anormalmente estrechos del tracto respiratorio superior que consiste en la nariz, las fosas nasales, la faringe, la laringe y la tráquea. En otras palabras, los sonidos respiratorios con mayor frecuencia indican una obstrucción del tracto respiratorio superior.

Hay varias causas de obstrucción del tracto respiratorio superior.

Colapso traqueal

Esta condición afecta principalmente a perros pequeños entre Chihuahua, Toy Poodles, Yorkshire, Dwarf Spitz o incluso Lhasa Apso. En estos perros, una anormalidad del cartílago constitutivo de la tráquea y la membrana traqueal causa un colapso de este último que ya no permite que el aire pase correctamente. Las consecuencias de esta condición son una tos seca y, en los casos más avanzados, una respiración difícil y ruidosa.

Síndrome braquicefálico

Las razas de perros llamadas perros braquicéfalos con la nariz aplastada, incluyendo el Bulldog Francés, el Carlin, el Bulldog Inglés, el Pekinés o el Shih-tzu pueden tener una respiración ruidosa debido a malformaciones de las fosas nasales o el paladar blando. Estas dificultades respiratorias pueden ir acompañadas de dificultades digestivas e intolerancia al ejercicio físico o al calor, muy incapacitantes para el perro.

Parálisis de la laringe

Esta condición es causada por daño a los nervios que asegura la función motora de los músculos de la laringe. Afecta especialmente a los perros que envejecen entre las razas predispuestas a este problema, como el Golden Retriever o el Labrador. También puede afectar a otras razas de perros desde el nacimiento. Este es el caso de Rottweiler, Husky, Pyrenean Shepherd o Leonberger. El ruido y la dificultad para respirar suelen ser más pronunciados con la inspiración y cuando hace calor. La parálisis laríngea también puede causar un cambio en el sonido de los ladridos y una intolerancia al esfuerzo.

Estenosis nasofaríngea

Esta condición se presenta con frecuencia en el momento del nacimiento, especialmente en perros salchicha de pelo largo, y se explica por el engrosamiento de los músculos palatofaríngeos ubicados en la región de las amígdalas, en la parte posterior de la garganta. Si no es congénito, esta condición puede desarrollarse como resultado del reflujo ácido o la presencia de un cuerpo extraño en el tracto respiratorio superior. La respiración ruidosa ocurre especialmente cuando la boca del animal está cerrada. Puede ir acompañado de disfagia, es decir, dificultades para tragar alimentos o agua potable.

Revertir estornudos o estornudos

El estornudo inverso se manifiesta como una crisis de unos segundos a dos minutos como máximo, durante el cual el perro inhala con dificultad y ruidosamente a través de la nariz, con la boca cerrada. Estas convulsiones son impresionantes para el propietario que siente que su perro se está ahogando, pero son benignos en la mayoría de los casos y rara vez justifican la instalación de un tratamiento. Se debe consultar cuando las convulsiones son frecuentes y muy juntas (una o más convulsiones cada semana) o cuando se acompañan de otros síntomas respiratorios (tos, dificultad para respirar ...).

Respiración ruidosa del perro: ¿qué hacer?

Con la excepción de las convulsiones de "estornudar hacia atrás" espaciadas con más de una semana de diferencia, la respiración ruidosa siempre es anormal y debería aconsejarle que consulte a un veterinario lo antes posible. La mayoría de las causas de obstrucción de la vía aérea superior que causan respiración ruidosa se pueden tratar quirúrgicamente.