Puntos calientes en los perros

También conocido como dermatitis piotraumática o dermatitis exudativa aguda, el punto caliente es una condición común de la piel en los perros.

Encuentra en nuestro artículo la descripción de esta enfermedad, sus causas y tratamientos.

Hotspots en perros: ¿qué es?

La dermatitis piotraumática es una inflamación de la piel que causa una lesión eritematosa (roja), húmeda y a veces con costra en el centro, exudativa (exudativa), a menudo purulenta, alopécica (pelo escaso o ausente a nivel de la lesión) y picazón (que pica mucho).

¡Esta lesión puede aparecer y evolucionar muy rápido, en solo unas pocas horas! A menudo se agrava al rascarse, lamerse o morder al perro. Muy doloroso para el perro, también es muy impresionante para su dueño porque las lesiones pueden alcanzar diámetros muy grandes. La lesión generalmente permanece aislada, pero puede suceder que varias lesiones se desarrollen al mismo tiempo. Estas lesiones se ven típicamente en el tronco, la base de la cola, los muslos externos, el cuello y la mejilla.

Clínicamente, hay dos tipos de puntos calientes o dermatitis piodermal según su gravedad:

  • la foliculitis piotraumática donde las lesiones tienen bordes claros y donde la infección de la lesión por la bacteria permanece superficial,
  • Fiebre tuberculosa, donde la lesión o lesiones se acompañan en su periferia de pústulas o forúnculos causados ​​por una infección más profunda de la piel por la bacteria.

Hotspots en perros: ¿cuáles son las causas de la apariencia?

En el origen de la aparición de una dermatitis piodermal, siempre hay una picazón o un dolor que siente el perro que lo empuja a rascarse, mordisquear o lamerse a sí mismo. Se forma una pequeña lesión que, bajo la acción de la bacteria salival del perro o la maceración bajo un pelo largo y grueso, se extiende y da lugar a una lesión más grande que se ha vuelto purulenta y dolorosa para el perro.

La causa principal de esta condición es, por lo tanto, lo que causó la picazón o el dolor en el animal. Es buscar entre:

  • causas alérgicas tales como una alergia a la saliva de pulga, una predisposición genética para desarrollar alergias también llamada atopia, una alergia transmitida por los alimentos ...,
  • la presencia de parásitos externos presentes en la piel (por ejemplo, pediculosis, queiletosis, sarna sarcóptica),
  • la presencia de microtraumas que surgen durante el aseo, una pequeña herida ocurrida durante una caminata o una sesión de juego ...,
  • otitis externa,
  • una enfermedad de sacos anales
  • ...

Algunas razas de perros, de pelo largo y grueso, son más propensas a desarrollar puntos calientes. Estas razas incluyen caniches (a menudo después de la preparación), pastores alemanes, Terranova, San Bernardo, perros de montaña de Bernese, perros de montaña de los Pirineos, labradores y Golden Retrievers.

El clima cálido y húmedo también promueve la aparición de lesiones.

Punto caliente en perros: ¿cómo tratarlo?

Inicialmente, el tratamiento por parte del veterinario consiste en detener la maceración de la lesión cortando el área afectada y limpiando las lesiones para eliminar su pus, sus posibles costras y el pelo que puede adherirse a él. . Esta limpieza generalmente se realiza bajo sedación del perro para no hacerle sufrir. Se debe aplicar un agente de secado durante 2 a 7 días sobre la herida.

Dependiendo del dolor o del nivel de picazón, puede asociarse con la aplicación de un analgésico local o una crema de cortisona durante 5 a 10 días. Hasta que se complete la curación de la herida, el perro debe estar equipado con un collar para que cese el círculo vicioso de lamer y raspar que mantiene la lesión.

Si el perro tiene forunculosis (forma más grave del punto caliente), el veterinario prescribe un tratamiento antibiótico general por un período de 3 a 4 semanas. Dependiendo de la intensidad de la dermatitis y la picazón que causa, el veterinario puede asociar un tratamiento a corto plazo con agentes basados ​​en corticosteroides.

Si su perro está haciendo puntos calientes repetidamente, será útil para su veterinario investigar la causa subyacente de esta condición para un tratamiento adecuado.

Recuerde que, como suele suceder, la aplicación de simples medidas de prevención puede proteger contra la aparición de puntos conflictivos. Entre estas medidas, la aplicación de tratamientos antiparasitarios, así como un aseo regular del perro, incluido un corte de verano puede ser suficiente para reducir los riesgos de manera significativa.