El mega esófago en perros

En el origen de la regurgitación, el megaesófago es una condición que se caracteriza por la disminución de la motilidad y la dilatación del esófago. ¿Cuándo sospechar este afecto? ¿Cómo confirmar y tratar?

¿Qué es un megaesófago?

Un megaesófago es el resultado de la imposibilidad de que el esófago del perro se contraiga adecuadamente para extraer el bolo, la saliva y el agua de la boca al estómago. El esófago tiene una dilatación anormal en toda su longitud o solo en parte en su porción cervical o torácica.

¿Cuáles son las causas del megaesófago en los perros?

Las causas de los megaesófagos son muchas y variadas.

Mega-esófagos congénitos

Algunas razas de perros están predispuestas al megaesófago congénito . Este es el caso del Pastor Alemán, Labrador, Gran Danés, Fox Terrier, Schnauzer enano, Shar Pei, Irish Setter o incluso Terranova.

Aunque el origen de estos megaesophages congénitos aún no se conoce por completo, todavía existe cierta sospecha de apertura del esfínter gastroesofágico o parálisis de los músculos del esófago. Ocurre poco después del destete, el pronóstico para los animales con este tipo de megaesófago suele ser bastante sombrío.

Megaesophages adquirido secundario

Los megaaeófagos también pueden ser el resultado de una debilidad muscular extrema, cuyo origen puede ser:

  • trastornos de la unión neuromuscular que se encuentran en el botulismo, el tétanos, la intoxicación por anticolinesterasas o la miastenia grave. Estas enfermedades previenen la buena transmisión de los impulsos nerviosos entre los nervios y los músculos y causan, por lo tanto, una falta de contracción muscular del esófago,
  • neuropatías periféricas encontradas durante el envenenamiento por plomo o talio, lesión del nervio vago, atrofia del músculo lumbar, mediastinitis, poliradiculoneuropatía (una enfermedad autoinmune que afecta el sistema nervioso periférico), polineuritis entre más ...
  • trastornos del sistema nervioso central que se encuentran cuando el perro sufre de moquillo, lesiones del tallo encefálico, si sigue o no un trauma, un tumor cerebral ...
  • trastornos de los músculos del esófago en caso de lupus eritematoso sistémico (enfermedad autoinmune), hipocorticismo, hipotiroidismo, polimiositis, dermatomiositis o incluso enfermedad de almacenamiento de glucógeno,
  • obstrucciones digestivas causadas por la presencia de un cuerpo extraño, estenosis (estrechamiento) del tracto digestivo, síndrome de dilatación-torsión del estómago o incluso un tumor ...

Bueno saber

El Golden Retriever es una raza de perros genéticamente predispuestos a la miastenia gravis. Los perros de esta raza son, por lo tanto, más propensos a desarrollar un megaesófago secundario a esta afección.

Idiopáticos megaopioides adquiridos

En el 50% de los casos, la causa de la afección simplemente se ignora: se llaman megaopyioides idiopáticos adquiridos.

¿Cuáles son los síntomas de los megaesófagos en los perros?

En el caso del megaesófago, el síntoma más evocador es la regurgitación . Esta es la expulsión de las sustancias presentes en el esófago directamente después de una comida o bebida o unas pocas horas después. A diferencia de los vómitos, la regurgitación es un fenómeno bastante pasivo sin contracción de los músculos del abdomen.

El megaesófago también está acompañado por:

  • adelgazar al animal en el 50% de los casos,
  • mal aliento (halitosis),
  • salivación.

Otros síntomas relacionados con la causa del megaesófago , si se adquiere secundariamente, también pueden estar presentes: dolor muscular, debilidad muscular o fatigabilidad, debilidad general, etc.

En caso de complicaciones, los signos de neumonía pueden aparecer como tos, dificultad para respirar, aumento de la temperatura corporal y el flujo a través de las fosas nasales de un moco más o menos abundante y, a veces, purulento (se llama muco discharge -purulent). Esta condición se debe a una deglución falsa: los líquidos y los alimentos ingeridos "toman el camino equivocado" y llegan a las vías respiratorias.

¿Cómo se diagnostica el megaesófago en un perro?

El diagnóstico del megaesófago se realiza con una radiografía de tórax, que generalmente muestra la dilatación del esófago. Si la dilatación no es obvia para el veterinario, el veterinario puede tragar barita, un medio de contraste, que permite una mejor visualización de la dilatación.

Cuando el veterinario sospecha obstrucción digestiva, también puede usar fibroscopia esofágica .

Se pueden realizar otros exámenes para determinar la causa del megaesófago: análisis de sangre o electromiografía, entre otros.

¿Qué tratamientos posibles para un megaesófago?

Si se identifica la causa del megaesófago, el veterinario podrá establecer un tratamiento que aborde específicamente esta causa . La mayoría de las veces, un mega esófago secundario adquirido es por lo tanto reversible.

Si, por el contrario, el megaesófago es adquirido congénita o idiopática, el veterinario solo puede poner en práctica un tratamiento conservador que solo proporcionará una mejora en los síntomas pero no curará al animal.

Este tratamiento conservador se basa en:

  • una dieta adecuada

Será necesario encontrar, con la ayuda de un veterinario, una consistencia de alimento adaptada al caso del animal: sólido, semilíquido o completamente líquido. Para hacer esto, el veterinario puede realizar pruebas al darle al perro diferentes alimentos mezclados con un medio de contraste y observar, en imágenes de rayos X, el destino de estos alimentos después de su ingestión. A menudo es una dieta bastante blanda administrada al perro en forma de pequeñas bolas, divididas en varias comidas pequeñas al día, que ofrece los mejores resultados.

Las comidas del perro deben ser ofrecidas en un recipiente colocado en un lugar alto o el perro debe ser alimentado "a mano" y mantenerse sentado para que la comida no descienda la gravedad del esófago hacia su estómago. Cada comida debe ser seguida por una posición sentada o en posición vertical, el perro se mantiene en sus patas traseras, durante 10 a 15 minutos.

En algunos perros que son resistentes a estas medidas especiales, el veterinario puede usar un tubo de alimentación enteral.

  • tratamiento medico

El veterinario puede recetar medicamentos que mejoren la contractilidad del esófago pero solo son parcial y temporalmente efectivos.

El tratamiento a menudo va acompañado de medicamentos antiácidos para limitar el reflujo ácido del estómago al esófago y, si es necesario, un tratamiento contra la neumonía.