Linfoma en perros

Es probable que nuestros perros, como los humanos, desarrollen linfoma, este cáncer del sistema linfático. Es la tercera forma más común de cáncer en perros.

Comprender el linfoma en perros

El linfoma es un tumor maligno, o cáncer, del sistema linfático.

El sistema linfático está compuesto por los vasos linfáticos que transportan la linfa desde los órganos hasta los ganglios linfáticos y los órganos de los tejidos linfoides ricos en glóbulos blancos como el bazo, el timo y las amígdalas. El sistema linfático se extiende a otros órganos y tejidos, como la médula ósea o los intestinos. Tiene muchas funciones en el cuerpo, incluida la circulación de las células inmunes en el cuerpo y la defensa del cuerpo durante una infección.

En el caso del linfoma, las células tumorales pueden invadir los ganglios linfáticos del sistema linfático u otros órganos como el bazo, la piel, el hígado o la médula ósea.

No hay linfoma sino linfoma. Se clasifican en dos tipos : linfomas B, que son más comunes, y linfomas T. Para cada uno de estos dos tipos, hay subtipos de linfoma que tienen sus propios signos clínicos, pronóstico y tratamiento.

Causas del linfoma

Como cualquier cáncer, es una enfermedad multifactorial cuya causa exacta se desconoce. Sin embargo, se ha observado que es más probable que la enfermedad afecte a los perros con un sistema inmune debilitado y pertenecientes a la raza boxeadora.

También se sabe que los contaminantes ambientales como las dioxinas, los pesticidas o los bencenos favorecen la aparición de linfomas.

Los síntomas del linfoma

Los signos de linfoma varían según su ubicación en el cuerpo . Por lo tanto, se puede observar una masa palpable en el cuello en el caso de un linfoma que afecta a varios ganglios de la región cervical, vómitos en caso de linfoma del intestino o ictericia (ictericia) si el linfoma ha alcanzado la hígado.

En todos los casos, uno también puede notar síntomas no muy específicos como un gran cansancio y una pérdida de peso.

Diagnóstico y tratamiento de linfomas de perro

El diagnóstico de un linfoma se realiza a partir de la biopsia de un ganglio u órgano seguido de un análisis de las células que constituyen la muestra de tejido tomada. La biopsia puede ser seguida por pruebas de imágenes (ultrasonido o tomografía computarizada) para evaluar la extensión del linfoma a otra parte del cuerpo.

El tratamiento se basa en la implementación de un protocolo de quimioterapia que consiste en la administración de uno o más medicamentos contra el cáncer. La naturaleza y duración del tratamiento varía según el tipo de linfoma identificado y su etapa de desarrollo, entre 6 meses y un año. Clásicamente, la primera parte del protocolo incluye 1 sesión por semana durante 1 a 2 meses y la segunda parte del protocolo permite espaciar las sesiones cada 3 semanas. El tratamiento puede ir acompañado de efectos secundarios, pero generalmente es bastante tolerado por los perros. Su efectividad depende del tipo de linfoma y su etapa de evolución. Si el tratamiento rara vez permite una curación total, uno puede esperar una remisión, es decir, una desaparición de los síntomas, una mejora de la calidad de vida del perro enfermo y un aumento en su esperanza de vida de 9 meses a 2 meses. años.

El tratamiento de quimioterapia tiene la inmensa desventaja de tener un costo muy elevado que se explica, por una parte, por el precio de las moléculas y, por otra, por las necesidades de hospitalización que implica. De hecho, la quimioterapia requiere hospitalización durante 24 horas después de la administración de los medicamentos para permitir que el veterinario trate los posibles efectos secundarios y recolecte los excrementos del animal tratado y se vuelva tóxico para el medio ambiente.

En los casos de tumores localizados, la quimioterapia puede ir precedida de cirugía o radioterapia.