Displasia de cadera en perros - Síntomas y tratamiento

Displasia de cadera en perros - Síntomas y tratamiento

Ver las hojas de perros

La displasia de cadera, también conocida como displasia de cadera , es una afección que afecta a muchos perros en todo el mundo. Es hereditario y nunca ocurre antes de la edad de 5-6 meses. Es una enfermedad degenerativa que puede ser tan dolorosa en la etapa avanzada que perjudicará severamente al perro que la padece.

La displasia de cadera afecta especialmente a razas grandes o gigantes que no reciben dosis adecuadas de calcio y minerales para su rápido crecimiento. La deficiencia de calcio puede promover el desarrollo de esta enfermedad, así como una dieta deficiente, ejercicio físico extremo, exceso de peso o trastornos hormonales. Sin embargo, también puede ser declarado por razones genéticas o totalmente al azar.

Si sospecha que su perro está sufriendo de esta enfermedad, lea este artículo de YourPetsBestFriends en su totalidad para saber todo sobre la displasia de cadera del perro, sus síntomas y su tratamiento.

Buena lectura !

Usted también podría estar interesado en: Displasia de codo en perros - Síntomas y índice de tratamiento
  1. ¿Cómo reconocer la displasia en perros?
  2. Razas de perros predispuestas a sufrir displasia de cadera
  3. Causas y factores de riesgo para la displasia de cadera en perros
  4. Síntomas de la displasia de cadera
  5. Diagnóstico de displasia de cadera
  6. Tratamiento de la displasia de cadera
  7. Pronóstico médico para la displasia de cadera en perros
  8. Prevención de la displasia de cadera
  9. Cómo cuidar a un perro con displasia de cadera

¿Cómo reconocer la displasia en perros?

El nombre "displasia" tiene su origen en griego y significa " dificultad para formar ", y resulta que la displasia de la cadera en perros consiste en una malformación de la articulación femoral de la cadera. La articulación de cadera o cadera es la articulación que une el fémur (hueso del muslo) con el hueso pélvico. La cabeza del fémur tiene forma de bola y se mueve dentro de una cavidad cóncava del hueso pélvico llamado acetábulo.

Durante el crecimiento del animal, la cadera no adopta una forma armoniosa y adecuada, se mueve demasiado fácil y excesivamente a los lados, lo que impide un movimiento correcto. Es un trastorno que solo empeora con el tiempo. Esta malformación causa dolor en las articulaciones y claudicación que impide que el perro realice movimientos básicos y de rutina, como sentarse o subir escaleras.

Aunque muchos perros pueden ser portadores de los genes de esta enfermedad, la mayoría de las veces no se declaran a sí mismos.

¿Cómo reconocer la displasia en perros?

Razas de perros predispuestas a sufrir displasia de cadera

La displasia de cadera puede afectar a cualquier tipo de perro, aunque la mayoría de las veces son las razas grandes y gigantes las que más sufren.

Aquí hay una lista de razas de perros predispuestas a sufrir displasia de cadera:

  • Pastor alemán
  • Pastor belga Malinois
  • Pastor belga Tervuren
  • Mastín de los Pirineos
  • Mastín español
  • Mástil de Nápoles
  • San Bernardo
  • Perro de montaña de Bernese
  • Pequeño galgo italiano
  • lebrel
  • Golden Retriever
  • rottweiler
  • Husky siberiano
  • Border terrier
  • Bulldog inglés
  • Bulldog francés
  • Bulldog americano
Razas de perros predispuestas a sufrir displasia de cadera

Causas y factores de riesgo para la displasia de cadera en perros

La displasia coxofemoral es una enfermedad compleja causada por múltiples factores, tanto genéticos como ambiguos. Aunque es una enfermedad hereditaria, no es congénita ya que no ocurre al nacer sino durante el crecimiento del perro.

Los factores que influyen en el desarrollo de la displasia en perros son:

  • Predisposición genética : aunque los genes implicados en la displasia aún no se han identificado, la evidencia ha identificado que esta es una enfermedad poligénica. Esto significa que es causada por dos o más genes.
  • Crecimiento rápido y / u obesidad : una dieta inadecuada puede promover el inicio y el desarrollo de esta enfermedad. Proporcionar al cachorro una dieta calórica puede conducir al crecimiento demasiado rápido, predisponiendo a sufrir displasia de cadera. La obesidad en perros puede promover el desarrollo de la enfermedad, ya sea en perros adultos o cachorros.
  • Ejercicios inapropiados : los perros en crecimiento deben jugar y ejercitarse para liberar su energía, desarrollar su coordinación y socializar de manera apropiada. Sin embargo, los ejercicios que impactan en las articulaciones pueden causar daños, especialmente durante el crecimiento. Lo mismo sucede con perros mayores que necesitan hacer ejercicio.

En conclusión, el crecimiento rápido, la obesidad y el ejercicio físico inapropiado pueden promover el desarrollo de esta enfermedad, siendo el factor crítico el factor genético .

La displasia es la enfermedad más común en algunas razas de perros, especialmente grandes y gigantes, como St. Bernard, Mastiff Naples, German Shepherd, Labrador, Golden Retriever y Rottweiler. Sin embargo, algunas razas medianas y pequeñas también están predispuestas a esta enfermedad, como el bulldog inglés, pug o spaniels.

En cualquier caso, se debe tener en cuenta que se trata de una enfermedad, ciertamente hereditaria, que también puede ser causada por el medio ambiente. La displasia de la cadera también puede afectar a algunos perros cruzados.

Síntomas de la displasia de cadera

Los síntomas de la displasia de cadera generalmente son menos evidentes cuando la enfermedad comienza a manifestarse, se vuelven más intensos y visibles a medida que el perro envejece y la cadera se deteriora. Los síntomas de la displasia de cadera en perros son:

  • inactividad
  • Se negó a jugar
  • Negarse a subir escaleras
  • Negarse a correr y saltar
  • cojera
  • Dificultad para mover las patas traseras
  • Movimientos de "salto de cabra"
  • Titubements
  • Rigidez de las caderas
  • Rigidez de las patas delanteras
  • Dolor en las caderas
  • Dolor pélvico
  • atrofia
  • Grietas óseas audibles
  • Dificultad para levantarse
  • Aumento en los músculos del hombro
  • Hombros curvos

Estos síntomas pueden ser constantes o intermitentes . Generalmente, estos síntomas empeoran después de que el perro ha jugado o se ha ejercitado. Si nota alguno de estos síntomas, le recomendamos que vaya al veterinario por ultrasonidos y confirme que el perro realmente está sufriendo de esta enfermedad.

Sufrir de displasia de cadera no significa que su perro nunca podrá seguir una rutina normal nuevamente. Está claro que tendrá que cambiar ciertos hábitos y seguir algunos consejos que le facilitarán la vida a su mascota, pero gracias a la medicación y / o la homeopatía, su perro podrá mantenerse estable y mantener una buena calidad de vida mientras disfruta de su tiempo. a tu lado.

Síntomas de la displasia de cadera

Diagnóstico de displasia de cadera

Si su perro tiene alguno de los síntomas descritos anteriormente, es posible que tenga displasia de cadera y debe llevarlo al veterinario para que le haga un diagnóstico. Durante el diagnóstico, el veterinario sentirá y manipulará las caderas y la pelvis, y solicitará una radiografía del área . También puede solicitar análisis de sangre y orina. El resultado de este diagnóstico indicará si se trata de displasia de cadera u otra enfermedad .

Tenga en cuenta que el dolor y la dificultad para moverse dependen más de la hinchazón y el daño articular que del grado de displasia en sí. Como resultado, algunos perros con displasia leve en el análisis radiográfico pueden experimentar dolor severo, mientras que otros perros con displasia severa pueden ser menos dolorosos.

Tratamiento de la displasia de cadera

Aunque no hay cura para la displasia de cadera, existen tratamientos para aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de los perros enfermos. Estos tratamientos pueden ser médicos (no quirúrgicos) o quirúrgicos. Al decidir el tratamiento a seguir, deben tenerse en cuenta la edad, la estatura, la salud general y el grado de lesión de cadera. Por supuesto, la elección del veterinario y el costo de los tratamientos también se toman en cuenta en el proceso de toma de decisiones.

  • El tratamiento médico generalmente se recomienda para perros con displasia leve y para aquellos que, por diversas razones, no pueden ser operados. A menudo requiere medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, medicamentos condroprotectores (medicamentos de cartílago), disminución de ejercicio, control de peso y una dieta estricta. También se puede complementar con fisioterapia, hidroterapia y masaje para aliviar el dolor articular y fortalecer los músculos. El tratamiento médico tiene la desventaja de que debe seguirse durante toda la vida del perro y no elimina la displasia, sino que simplemente retrasa o detiene su desarrollo. Sin embargo, en muchos casos no es muy complicado y es suficiente para que el perro disfrute de una buena calidad de vida.
  • Se recomienda el tratamiento quirúrgico cuando el tratamiento médico no funciona o cuando el daño articular es muy grave. Uno de los beneficios del tratamiento quirúrgico es que una vez que finaliza la atención postoperatoria, no hay necesidad de mantener un tratamiento estricto para el resto de la vida del perro. Sin embargo, también se debe tener en cuenta que la cirugía implica sus propios riesgos y que algunos perros pueden experimentar dolor después de la cirugía.
  • El último tratamiento curativo es la osteotomía triple pelviana, que consiste en la remodelación quirúrgica de los huesos, proporcionando una unión artificial con una placa que mantiene los huesos en su lugar sin permitir que el fémur se mueva. Hay otros casos donde este tipo de trabajo no se puede hacer; estos son casos incurables. En estos casos, existen tratamientos paliativos como la artroplastia de escisión de la cabeza del fémur que consiste en extraer la cabeza del fémur y permitir la formación artificial de una nueva articulación. Evita el dolor, pero reduce el rango de movimiento y puede causar una marcha anormal, aunque le da al perro una calidad de vida digna. Además, también es posible reemplazar la articulación de la cadera con una prótesis artificial.
Tratamiento de la displasia de cadera

Pronóstico médico para la displasia de cadera en perros

Si la displasia de la cadera no se trata, el perro sufre toda su vida de dolores e incapacidades. Para los perros que alcanzan grados muy avanzados de displasia de cadera, la vida se convierte en una agonía muy larga.

Sin embargo, las perspectivas médicas para los perros que reciben tratamiento temprano suelen ser muy buenas. Estos perros pueden vivir muy felices y saludables, aunque con algunas restricciones de dieta y ejercicio.

Prevención de la displasia de cadera

Dado que la displasia de cadera es una enfermedad causada por la interacción de los genes y el medio ambiente, la única forma real de prevenirla y erradicarla es evitar que los perros displásicos se reproduzcan . Esta es la razón por la genealogía de perros de algunas razas indican si el perro está libre de la enfermedad o el grado de displasia que tiene.

Por ejemplo, la Federación Internacional de Perros (FCI) usa la siguiente clasificación de letras de A a E:

  • A (Normal) Saludable, no tiene displasia.
  • B (Transición) Pequeñas pistas en rayos X pero no suficientes para confirmar la displasia.
  • Displasia leve de cadera C (leve).
  • D (Medio) La radiografía indica displasia moderada de cadera.
  • E (Grave) El perro sufre de displasia severa.

Los perros con displasia tipo C, D y E no deben incluirse en las granjas, ya que es probable que transmitan los genes portadores de la enfermedad a su descendencia.

Por otro lado, siempre debemos tener cuidado con el ejercicio físico y la obesidad de nuestra mascota. Estos dos factores son claramente influyentes en el desarrollo de la displasia de cadera. Además, uno siempre debe tener en cuenta la importancia de

Cómo cuidar a un perro con displasia de cadera

Incluso si su perro sufre de displasia de cadera, puede mejorar significativamente su calidad de vida si lo cuida como se merece. De esta manera, y siguiendo ciertas instrucciones, su perro podrá continuar con sus actividades rutinarias, pero con más paz que antes.

Estos son los mejores consejos para cuidar a un perro con displasia:

  • Báñala, en la playa o en una piscina para perros. Tu perro trabajará los músculos alrededor de las articulaciones sin lastimarlos. Algunas veces a la semana es suficiente.
  • No deje de tomar a su perro con el pretexto de que tiene displasia. Reduzca el tiempo de viaje pero aumente las salidas, es muy importante que deje al menos 30 minutos al día en total.
  • Si su perro sufre de más obesidad, es importante encontrar una solución rápida. Tu perro sostiene todo su cuerpo sobre sus caderas y el exceso de peso solo agrava el dolor y la displasia. Vea nuestro artículo: Dieta para perros obesos.
  • Llévelo al veterinario para chequeos regulares para asegurarse de que su salud no se deteriore. Siga los consejos de su especialista.
  • Si duele mucho, puede tratar de aliviar los síntomas masajeándola o usando botellas de agua caliente en el invierno.
  • Sillas de ruedas ergonómicas están disponibles para perros con displasia severa. Si el suyo se somete a un tratamiento conservador, podría beneficiarse de este sistema.
Cómo cuidar a un perro con displasia de cadera

Para obtener más información sobre la dyplasia, consulte nuestro artículo sobre la displasia de codo en perros, sus síntomas y tratamientos.

Este artículo es simplemente informativo, en YourPetsBestFriends no tenemos la competencia para prescribir un tratamiento veterinario o llevar a cabo ningún diagnóstico. Te invitamos a que traigas a tu mascota al veterinario si muestra signos de una condición o incomodidad.

Si desea leer artículos similares a la Displasia de Cadera en Perros - Síntomas y Tratamiento, le recomendamos que consulte la sección de Enfermedades Hereditarias.