Consejos para que un perro y un gato se lleven bien

Consejos para que un perro y un gato se lleven bien

¿Pueden los perros y gatos vivir juntos? Por supuesto, sí, pero depende de muchos factores para lograr una coexistencia armoniosa entre las dos especies. Para hacer esto, debes preparar la presentación entre el perro y el gato.

YourPetsBestFriends explica paso a paso cómo hacer para que un perro y un gato se lleven bien y vivan juntos . Tome nota de nuestros consejos y no olvide consultar a un profesional si su situación es realmente grave.

También podría interesarte: ¿qué hacer cuando dos perros no se llevan bien? índice
  1. ¿Cómo puedes saber si un perro y un gato se llevarán bien?
  2. La presentación de los dos animales
  3. Adaptación a la nueva situación
  4. Qué hacer si el perro y el gato no se llevan bien

¿Cómo puedes saber si un perro y un gato se llevarán bien?

Los perros y los gatos son animales sociales por naturaleza, sin embargo, si han sido separados de sus camadas en 3 meses y no han seguido un proceso de socialización apropiado, pueden sentirse solos y rehusarse a estar presentes. otros animales

Si ambos animales ya son adultos, debe tener un cuidado especial, si uno o ambos son bebés, probablemente tendrán una mejor recepción del animal que ya se encuentra en su hogar. Depende de cada caso

Y si crees que tu perro o gato puede desarrollar una actitud muy negativa hacia la presencia de otro animal, es recomendable ir a ver a un profesional como un etólogo, un veterinario especializado en el comportamiento y la conducta de los animales.

¿Cómo puedes saber si un perro y un gato se llevarán bien?

La presentación de los dos animales

Saber cómo presentar un gato y un perro es esencial para obtener una buena aceptación el uno del otro. Lo ideal es mantener el perro y el gato aislados los primeros días, el animal ya presente generalmente puede entender la apariencia de la nueva mascota como una violación de su territorio.

Cada animal tendrá espacio, su propia canasta, una dieta diferente, su propio cuenco y varios juguetes. Es importante tratar de respetar los utensilios de la mascota que ya reside en la casa y dejarlos en su lugar habitual para que no sea un cambio repentino para él.

Durante unos días, es útil comenzar a acostumbrar a los dos animales a oler el olor del otro para familiarizarlos con sus olores mutuos y poder reconocerse entre sí. Recuerde que los animales, perros y gatos son reconocidos por el olor así que intercambiar mantas o juguetes es un paso adelante muy útil.

Después de este tiempo, puede preparar la habitación en la que se encontrarán por primera vez. Debe haber una zona de seguridad donde el gato podrá refugiarse si el perro la persigue durante su primera reunión. Es útil tener estantes para gatos (puentes), garrapatas altas o escondites. Es muy importante prestar atención si no quieres un incidente.

En la primera reunión, puede mantener al perro atado si no está seguro de su reacción, pero si ha preparado bien la zona de seguridad, no se preocupe. Durante esta primera reunión, sea muy atento a la actitud del perro y el gato. Si el encuentro no es positivo, trate de alejar al perro con una golosina y salga de la habitación.

Repita este proceso de vez en cuando y aumente gradualmente el tiempo de reunión hasta que comiencen a tolerarse y respetarse mutuamente. El perro inicialmente puede hacer gruñidos y sollozos, eso es normal, darle tiempo.

La presentación de los dos animales

Adaptación a la nueva situación

Como se mencionó anteriormente, es esencial organizar reuniones repetidas entre el perro y el gato para que se acostumbren el uno al otro. Puede haber pequeñas disputas en esta etapa, especialmente en los gatos. Trate de no enfatizar demasiado el mal comportamiento y siempre use un refuerzo positivo para recompensar las actitudes que le atraigan en lugar de regañar.

Con el tiempo, la paciencia y el uso de la educación positiva, puede tener éxito en el sentido de que se toleran mutuamente. Recuerde que estamos hablando de un largo proceso en algunos casos. Si bien en algunas situaciones se convertirán en amigos rápidamente, en otros llevará meses para ser aceptados. Ten esto en cuenta.

Adaptación a la nueva situación

Qué hacer si el perro y el gato no se llevan bien

Si su perro y su gato no parecen querer llevarse bien, será muy importante tomar medidas de seguridad para que no ocurra un mal encuentro. Nunca deje a su perro y gato en una habitación desatendida y verifique que el gato pueda refugiarse en su "área segura" siempre que lo desee.

Mostrar tanto el amor que se merecen, pero siempre por igual. No abrazar a uno de los dos en exceso, y siempre comience con el animal que ya estaba presente en la casa. Siempre debe ser el primero en recibir comida y caricias, pero no más que el recién llegado.

Si ves un mal comportamiento de uno de los dos , no tienes que gritar ni regañarlo porque es más importante redirigirlos a una situación positiva. No olvide que estos animales son ejemplos de sus dueños. Si estás agitado, negativo y nervioso y la tensión es palpable, afectará la relación entre tus animales. Intenta calmar

Recompense siempre las buenas conductas: cuando se sienten tranquilos, se respetan unos a otros, se mantienen tranquilos ... Debe usar refuerzos positivos para cualquier comportamiento que desee que refuercen una coexistencia pacífica y amistosa. No olvide que el fortalecimiento no siempre significa dar bocadillos o golosinas a sus mascotas. Una palabra afectuosa e incluso un abrazo es un excelente recordatorio para que la convivencia entre el perro y el gato sea más armoniosa.

Si desea leer artículos similares a Consejos para que un perro y un gato se lleven bien, le recomendamos que consulte lo que necesita saber.